Archivo de la categoría: Pongamos que hablamos de cine

Haciendo Historia (del Cine)

39386971_10217925313948752_7832417539123576832_n[1]

Decía Luis Buñuel que decidió ser cineasta tras visionar Der Müde Tod (Las tres luces, 1921) de Fritz Lang. Y lo creemos. Son esas epifanías que uno experimenta al contemplar obras grandiosas, sorprendentes, inconmensurables. Y Fritz Lang fue especialista en ello.

Hace unos días, asistí a la proyección especial de, en mi humilde opinión,  una de las mejores piezas del arte cinematográfico de todos los tiempos; Metrópolis (1927). Y fue especial por varios motivos. Contemplarla en pantalla grande en una versión completamente restaurada, rodeada de cientos de personas en absoluto silencio para no perderse un solo acorde de la banda sonora de música electrónica que  el músico y compositor Manuel Morales ha escrito para esta restauración de 2016 (la B.S.O es de Gottfried Huppertz). Y que todo ello sucediera en un cine de verano (Fescinal-Parque de la Bombilla, Madrid) a la luz de las estrellas y de los trenes que (casi) silenciosamente y con rigurosa periodicidad bordean lateralmente el parque; Pura magia. Puro cine.

39522367_10217945625856537_3994686598825377792_n[1]

https://www.bing.com/videos/search?q=metropolis+morales+&view=detail&mid=25DCF0CBA1FD6AA2A41F25DCF0CBA1FD6AA2A41F&FORM=VIRE

Cómo me hubiese gustado presenciar las (seguramente) extensas y acaloradas conversaciones entre el director de cine vienés y su pareja y co-guionista (Thea von Harbou) cuando decidieron poner en pie uno de los proyectos más icónicos del expresionismo alemán.

800px-Fritz_Lang_und_Thea_von_Harbou,_1923_od._1924[1]

(Fritz Lang y Thea von Harbou preparando el guion del film)

Una producción que tardó diecisiete meses en rodarse y contó con un presupuesto de ocho millones de marcos. Ocho millones. Ocho…  Cantidad que si ahora es una suma importante de dinero, imaginemos y calculemos, el potosí que debió de ser hace más de noventa años. 1927. (El séptimo arte contaba con poco más de treinta años de existencia. Apenas 30 años. Treinta). O participar en el viaje previo que Fritz Lang efectuó a Nueva York para inspirarse en su característica arquitectura y convertirla en icónica. Repito. 1927. Por no hablar del ingente trabajo de gestión de equipos, producción de arte, vestuario, montaje, efectos especiales, fotografía, dirección de actores, escenografía… Pese a ello, la película resultó un fracaso para la UFA (Universum Film AG). Pero ahí está casi un siglo después. Y uno no es la misma persona después de contemplar una gran obra de arte. Algo te cambia por dentro. Se convierte en parte de tu historia.

(Metrópolis fue la primera película de la historia considerada por la UNESCO, Memoria del Mundo (Memory of the World Programme), programa dedicado a procurar la preservación y el acceso del patrimonio histórico documental)

Eva

 

NUESTROS LIBROS SOBRE CINE AQUÍ    http://www.libreriaalberti.com/buscar/?texto=cine&action=buscar

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Pongamos que hablamos de cine, Reseñas, Uncategorized

Happy End. Final feliz. Feliz. Final ¿El fin de Haneke?

#Pongamos_que_hablamos_de_cine

Happy End (2017) Michael Haneke.                                                                             Co-producción Francia/Alemania/Austria

El tiempo es el que es. El suyo. El que ha elegido para dotar a esta cinta de una cadencia rítmica que te arrastra a sentir que la contemplas en tiempo real. Muda de sonidos superfluos. Sin artificios. Sin música. Planos larguísimos. Abundante y redundante en planos continuos. Ausencia casi total del plano contra-plano. Encuadres (aparentemente) sencillos. Precisos. Clave. Diálogos escuetos. En ocasiones rescisión absoluta de ellos. Certeros “falsos vacíos” escenográficos. Acertados silencios interpretativos. Personajes falsamente simples. Estereotipados. Engañosamente sencillos. Soterradamente complejos. La vida como contrapunto. Como castigo. La vejez y la niñez como puntos de unión. La muerte como recompensa. La parca como excusa. El final como salvación. La burguesía. La riqueza infinitamente pobre. La inmigración. El fraude. La decepción. La conciencia. El clasismo. Francia. Los otros. La búsqueda del amor. La incapacidad de sentirlo. La ausencia de culpa. La muerte. La certeza. Un final que no llega. El fin que se espera…

(…) Y un smarphone.

(Como escribir una reseña sin soltar una palabra del argumento y que únicamente se entenderá después de visionar la película.
Lo que se dice, marcarse un Haneke)

Libros sobre Michael Haneke.

“Haneke por Haneke.” Entrevistas con Michel Cieutat y Philippe Rouyer.  El Mono Libre editorial (2018) Traducción de Mathilde Grange.

“Lo malo de ir al cine en la última sesión, es que al salir de la proyección las librerías están (estamos) cerradas. Y una se queda ahí, transida. Visualizando a modo de flash back el momento en que colocaste las novedades editoriales y entre ellas estaba él, “Haneke por Haneke” ; Él y su poderoso y adusto retrato en blanco y negro. Él y todas las respuestas a las preguntas que te corroen. Golpean. Aturden…
Menos mal que a cada noche le sigue un día y las librerías (y si es la nuestra, mejor que mejor) vuelven a abrir sus puertas.
Menos mal que existen las LIBRERÍAS.
Menos mal existen los LIBROS.
Menos mal.”

Eva.

TU EJEMPLAR EN LIBRERÍA ALBERTI Y AQUÍ

http://www.libreriaalberti.com/libros/haneke-por-haneke/9788409023837/

 

Deja un comentario

julio 31, 2018 · 5:11 pm