Gente de la librería

Ana Corroto viene a la librería silenciosamente, dice que para relajarse  y que cada vez que viene olfatea el aire de la Alberti, conozco su trabajo Librerías: espacios llenos de arte y poesía y estos párrafos vienen de ahí:

“La rue de l’Odéon poseía la tranquilidad de un un pueblo. Allí se encontraba la librería La Maison des Amis des Livres”. Estas palabras abren la obra de Adrienn Monier, Rue de l’Odéon. Con el permiso de Simone de Beauvoir, “la calle Tutor poseía la tranquilidad de un pueblo. Allí se encuentra la librería Alberti”.

Y es verdad que la calle Tutor tiene la tranquilidad de un pueblo, en este tramo alto, porque la parte de abajo es ruidosa, alegre y juvenil, cerca de la plaza de los cubos, en la plaza de España, con los cines, los bares, las terrazas y la torre de Madrid que ahora está ahí muda y oscura. En esta esquina nuestra, con Benito, como llaman los vecinos a nuestra otra calle de pueblo, el paseante va o viene del mercado de Altamirano, que ahora acaban de remozar, las funcionarias del ejército  salen a tomar el bocadillo a las diez de la mañana a los bares de toda la vida, Manolo, el Finisterre, la bodega.. Bares de toda la vida y una librería ya de casi de toda la vida en este rincón de pueblo en el centro de Madrid.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Gente de la librería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s